Tras librarse la batalla de Murten, un corredor llevó una ramita de tilo a Friburgo, para proclamar la victoria.
El tilo actual es un descendiente del tilo de Murten que se llevó a Friburgo. Se extrajo de una rama del árbol original. Este tilo delante de la entrada a la ciudad es un recordatorio de la victoria de la ciudad (1476), así como una referencia indirecta a la adhesión de Solothurn y Friburgo a la Confederación en 1481.