Afin de vous offrir la meilleure expérience web, nous utilisons des cookies et des technologies de suivi conformément à notre politique de confidentialité.

Plus d'info
 

La muralla de la ciudad fue construida progresivamente en varias fases temporales y con diferentes materiales, tales como guijarro, toba y piedra arenisca. Las quince hiladas de piedra inferiores son anteriores a la fundación de la ciudad en el siglo XII.

De acuerdo con los documentos encontrados en el archivo de la ciudad, el rey Konrad IV exigió a los ciudadanos la construcción de un muro de 12 pies de altura que rodeara la ciudad. Como contrapartida, les eximió del pago de impuestos y otros tributos durante un periodo de cuatro años, según prueban los documentos originales. Esta parte de la muralla esta formada por guijarros que siguen un patrón o dibujo de espiga.

La parte central de la muralla fue construida aproximadamente cien años después, y se utilizaron una mezcolanza de piedras de desecho y residuos. La parte superior, de piedra arenisca, data de 1476, poco antes del asedio de los Burgundios.