Afin de vous offrir la meilleure expérience web, nous utilisons des cookies et des technologies de suivi conformément à notre politique de confidentialité.

Plus d'info
 

La calle del ayuntamiento fue en su día escenario de un teatro trágico-cómico. Durante el verano de 1866 actuaba en Murten un circo americano. La actuación del elefante apasionó a los numerosos espectadores que asistieron. Al día siguiente por la mañana, el vecindario despertó sobresaltado: el elefante había matado a su cuidador y enfurecía en la ciudad. Finalmente, el elefante pudo ser arrinconado en un establo. Apresuradamente, se solicitó al arsenal de Friburgo que enviara dos cañones con munición, que llegaron a las 11 de la mañana. Con un cañón de seis libras (tres kilos) se dio muerte al animal. La bola del cañón se encuentra en el Museo de Murten y el esqueleto del elefante puede verse en el Museo de Historia Natural en Berna. Desde que ocurriera tal evento, se conoce a la parte baja de esta calle como “la calle del elefante”.